lunes, 26 de septiembre de 2011

Cariño, rompemos, ¿quién se queda con el perro?


Muchas veces, las rupturas de pareja, resultan muy duras. Es típico el devolver las cosas que tiene cada uno del otro; sin embargo, ¿qué ocurre con las cosas que os habéis comprado a medias? ¿Y si lo que habéis compartido es un perro?

Una Sentencia del Juzgado de Badajoz de 1ª Instancia de Badajoz ha resuelto un asunto bastante curioso: una pareja de hecho, la cual convivió durante casi una década, llegada su ruptura, no supo como solucionar la cuestión de quién debía quedarse con el perro que habían encontrado abandonado a los dos años de convivencia, y que, por tanto, había sido su animal de compañía durante más de 7 años. 


En un principio, el perro, animal que el juez consideró propiedad común de los dos, comenzó a vivir exclusivamente con el hombre, por lo que la mujer reclamó judicialmente un sistema de custodia compartida (como se hace con los humanos); esto es, solicitó que se estableciera un sistema para que se alternara la tenencia temporal del perro. 


El juez, ante la cuestión de a quién adjudicar el perro, entendió dos opciones como las posibles para solucionar dicho problema: la adjudicación del perro a uno de los dueños, con deber de indemnizar al otro en base a lo establecido en el artículo 404 del Código Civil, o el disfrute compartido para ambos dueños de acuerdo con el artículo 394 del Código Civil. 


Existiendo en el Derecho Civil un principio por el cual, el Juez no puede adoptar una decisión que no se le ha planteado, en este caso, ya que solo se planteó por los dueños del perro el disfrute compartido del animal y no la adjudicación a uno con indemnización al otro, consecuentemente, terminó por establecer tal régimen compartido dictando que lo adecuado era “fijar que el perro esté cada seis meses en poder de cada uno, comenzándose el primer plazo de disfrute por su dueña habida cuenta de que es quien se ha visto últimamente privada de la tenencia”.


Así que ya sabéis: en el caso de que rompáis con vuestra pareja (Dios no lo quiera), si tenéis animales en común, podéis solicitar la custodia compartida de vuestras mascotas. El único inconveniente que le veo a esta solución es que los pobres animales pueden acabar un poco hartos de hacer tanto “las maletas”.

Sígueme en Twitter: http://twitter.com/#!/desdelosestra2

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.