lunes, 12 de septiembre de 2011

¿Hartos del ruido de las campanas de la iglesia de al lado de casa?

Tendrán que hacer mucho ruido para que le bajen el sonido...

Dos vecinos de Pamplona, molestos por el ruido producido por las campanas de la Iglesia de San Agustín, que suenan cada cuarto de hora, además de al menos dos veces antes de la celebración de la eucaristía, intentaron exigir judicialmente que se controlara el sonido de las campanas de la iglesia, para que fuera menos molesto. Sin embargo, su intento ha tenido poco exito.

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo núm. 2 de Pamplona, en sentencia de fecha 17 de septiembre de 2010, ha venido a señalar que los ruidos producidos por las campanas de esta iglesia no constituyen ninguna irregularidad, ya que no superan los limites establecidos por la Ordenanza Municipal. El sonido de las campanas podrá alcanzar un máximo de 90 decibelios, según la Ordenanza; esto es, cuando las campanas hagan más ruido que el camión de la basura o que un despertador, sonidos que alcanzan unos 75 decibelios, podrá obligarse a que las campanas de la Iglesia de San Agustín “bajen el volumen”.
Como curiosidad destaca otro razonamiento que da la sentencia que recuerda que “la Iglesia de San Agustín es del S. XVI, que tiene 500 años, y que ya estaba en ese lugar cuando se construyeron las viviendas ocupadas por los recurrentes, y cuando estos fueron a vivir ellas”. El señor juez les dice claramente que ahora poco se pueden quejar cuando se compraron las casas ya con los sonidos de la Iglesia. Un “ajo y agua” de toda la vida.

1 comentario:

  1. Plataforma contra la contaminación acústica de las campanas

    Las tocadas de las campanas (cuartos, horas, exceso de decibelios...) son agresiones acústicas que atentan contra la libertad de las personas. Somos miles las personas (y creciendo) las que estamos más que hartas de las tocadas.
    Para denunciar cualquier caso que conozcáis, aquí tenéis nuestro correo:

    contraelscampanars@gmail.com

    ResponderEliminar

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.