lunes, 31 de octubre de 2011

En Rumania se prohibe llamar a tu hijo Semáforo o Paracetamol por un cambio en su Código Civil...¿podría pasar eso en España?

Hace poco un amigo me pasó un artículo de prensa (http://www.elmundo.es/elmundo/2011/10/28/internacional/1319813348.html) que informaba del cambio en el Código Civil de Rumania por el que se pasa a prohibir poner “nombres indecentes o ridículos” a las personas, con el fin de evitar la moda rumana de nombrar a la gente con palabras como Semáforo, Paracetamol, Cojón, Muerto, Tonto, Culo o Agrio (si, aunque parezca raro, son casos reales). 

A raíz de dicha noticia, me paré a pensar si eso en España podría ocurrir. El artículo que regula está cuestión en España es el 54 de la Ley de 8 de junio de 1957, sobre el Registro Civil, el cual señala que "Quedan prohibidos los nombres que objetivamente perjudiquen a la persona, los que hagan confusa la identificación y los que induzcan a error en cuanto al sexo".

¿Qué casos se han dado en España de intentos de poner nombres extraños? Aquí va una recopilación.

  1. Caín:  La Resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado de 1 de diciembre de 1990 no permitió que se inscribiera a una persona con el nombre de "Caín" dado que "«Caín» es culturalmente un vocablo asociado hoy a la idea de maldad y buena prueba de ello la proporciona el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española que recoge, como locuciones familiares, las expresiones «alma de Caín», llevar o traer «las de Caín», utilizadas para designar las intenciones malvadas o aviesas de una persona. Resulta curioso pero existe otra resolución del año 2007 de igual contenido, lo cual significa, que otra persona intentó poner a alguien el nombre de Caín. 
  2. Mandarina: La Resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado de 7 de septiembre de 2001 rechazó el poder denominar a una persona con el nombre de "Mandarina" "ya que en el sentir común la mandarina era una fruta de mesa, no siendo los nombres de los productos alimenticios apropiados para designar personas por ser ofensivos para las mismas"
  3. Cheyenne: La Resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado de 14 de octubre de 1995 negó la posibilidad de denominar a una persona con el nombre de "Cheyenne" porque " el vocablo «Cheyenne» sobre el que se discute es generalmente conocido en el sentir popular por designar a una tribu de pieles rojas, son evidentes, social y objetivamente, las connotaciones peyorativas de tal nombre, que lo hacen inapropiado para designar oficialmente a una española"
  4.  
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.