jueves, 15 de diciembre de 2011

Si me presento a trabajar borracho, ¿me pueden echar?

Un vigilante de seguridad se presenta a trabajar después de haber ingerido grandes cantidades de alcohol, siendo despedido por dicho motivo. ¿Es procedente dicho despido?

De una parte, el artículo 54.f del Estatuto de los Trabajadores, considera causa de despido disciplinario "La embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo". Sin embargo, existirán casos en que, por las especiales condiciones de las labores a desarrollar en un determinado puesto de trabajo, no será necesario para despedir a un empleado el que la embriaguez sea habitual, bastando con que se de aisladamente. 

La Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura de 29 de julio de 2011, que aborda el supuesto del vigilante de seguridad expuesto, señala que la conducta del vigilante, "ha de considerarse causa de despido pues, aunque es cierto que el art. 54.2.f) ET exige para que la embriaguez lo sea no sólo que repercuta negativamente en el trabajo, lo que aquí, evidentemente ocurrió, sino que, además, sea habitual...pero también lo es que, en determinados ámbitos la embriaguez puede ser causa de despido sin necesidad de la habitualidad, dado el peligro que supone, como por ejemplo, sucede en la profesión de conductor, como ha señalado, esta Sala en sentencia de 9 de abril de 2002Q.

Por ello, el hecho de que un empleado se presente a trabajar bajo las influencias del alcohol una única vez, en principio, no debe considerarse causa de despido; sin embargo, cuando en las labores a realizar tenga especial relevancia el hecho de estar borracho (piénsese en el piloto que se presenta a dirigir un avión alcoholizado, el chofer de autobus que ha bebido antes de querer conducir, etc.), sí se considera causa de despido el hecho de que un empleado se presente a trabajar borracho una única vez  ya que se entiende que, por la peligrosidad de su conducta, se está transgrediendo la buena fe contractual de su empleador y abusando de su confianza (artículo 54.2.d del Estatuto de los Trabajadores).





No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.