jueves, 5 de enero de 2012

¿Defenderías a un violador o a un asesino?

Mis amigos y no tan amigos, me han planteado alguna vez, si defendería llegado el caso a violadores, asesinos, etc. No es una cuestión que tenga una sencilla respuesta: de un lado, todo el mundo tiene derecho a que se le defienda, por muy mala que sea la cosa que ha hecho (el artículo 24. 2 de la CE dice que "todos tienen derecho....a la defensa y a la asistencia de letrado"); de otra parte, también están las convicciones de cada abogado, que pueden llevar a rechazar llevar un determinado caso cuando la defensa de un asunto va contra los principios de un letrado.

El Turno de Oficio se estableció, entre otras razones, para que aquella gente que tiene más dificultad para encontrar  un abogado, pueda tener un letrado que asuma su defensa. Y se debe decir que, al abogado del turno de oficio al que se le asigna un asunto, tan solo en la jurisdicción penal y excepcionalmente se le permite que renuncie a llevar ese asunto (artículo 31 de la Ley 1/1996, de 10 de enero, de Asistencia Jurídica Gratuita); en el resto de campos (civil por ejemplo) no cabe la renuncia. Y en el orden penal, un abogado nombrado por turno de oficio podrá renunciar a llevar un caso, designándose otro que lo sustituya, estableciéndose en cualquier caso por ley la garantía para cualquier ciudadano de que siempre habrá un abogado que asuma su defensa, no siendo posible la hipotetica renuncia de todos los abogados a llevar su caso.

Y es cierto que los abogados renuncian a llevar casos por sus convicciones: es muy común que abogadas nombradas por el turno de oficio renuncien a la defensa en casos de violación; han habido casos famosos de renuncia de abogados (por ejemplo hubo varias renuncias a la defensa del presunto asesino de Marta del Castillo- http://www.20minutos.es/noticia/458494/6/abogado/defensa/miguel/-), etc.

Sígueme en http://twitter.com/#!/desdelosestra2

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.