lunes, 23 de enero de 2012

Sobre la forma de vestir de los abogados

 #abogados

 

Se ve la profesión de la abogacía como algo antiguo, muy clásico. Hablan de una forma de vestir demasiado arreglada o pija; pocos conocen que el vestir de traje y chaqueta es una obligación que nos viene impuesta desde hace mucho tiempo. Los abogados tienen la obligación de cumplir con el Estatuto General de la Abogacía, pudiendo llegar a ser suspendidos en el ejercicio de la abogacía de incumplir las obligaciones contenidas en dicho Estatuto, no pudiendo, por tanto, ejercer nuestra profesión.

Dicha obligación legal de vestir de una determinada forma, se recogía en el Estatuto General de la Abogacía vigente hasta 2001, el aprobado por el Real Decreto 2090/1982, de 24 de julio, en su artículo 49; se obligaba al abogado a comparecer "ante los Tribunales con traje, corbata y zapatos negros, camisa blanca y vistiendo toga y, potestativamente, birrete, sin distintivos de ninguna clase."


Hoy en día, existen menos exigencias; el artículo 34 del Real Decreto 658/2001, de 22 de junio solo obliga a comparecer exclusivamente "ante los Tribunales vistiendo toga y, potestativamente, birrete, sin distintivo de ninguna clase" aunque se exige que adecuemos nuestra "indumentaria a la dignidad y prestigio de la toga que visten y al respeto a la Justicia" o lo que es lo mismo, nos "invitan" a que comparezcamos ante el juez con traje y corbata.

Desconocía la posibilidad de llevar birrete en un juicio; creo que de momento la descarto.

Sígueme en http://twitter.com/#!/desdelosestra2

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.