jueves, 1 de marzo de 2012

Vodafone Episodio I



Cuento el episodio que me ocurrió con VODAFONE una vez que ha terminado. Por una vez, voy a ser protagonista de mi propio blog.

Contraté a finales del año 2010, los servicios de telefonía movil con Vodafone. Dada la provisión de un teléfono diferente a la contratado (junto con un dispositivo USB para su conexión a Internet que no había requerido), procedí a la devolución de dichos elementos y a darme de baja en Vodafone en febrero de 2011

A finales de 2011 me remitió VODAFONE dos facturas por servicios supuestamente prestados de Internet y datos por un USB, si bien no se me había prestado servicio alguno, cargos que rechacé por indebidos (recordemos que me facilitaron el USB en 2010 sin pedirlo y no llegué a usarlo).

Envié varios correos y emails a VODAFONE informando del error incurrido al querérseme cobrar, aunque, se siguió requiriéndoseme el pago.

Recibí varias llamadas telefónicas desde dicha compañía, requiriéndome el pago de las dos facturas en cuestión bajo la amenaza de que procederían a inscribirme en diferentes registros de morosos en caso de no pagar las cantidades supuestamente adeudadas por mi parte.

Indebidamente accedí al pago de las dos facturas que se reclamaban, si bien, interpuse una reclamación ante la Junta Arbitral de Consumo, exponiendo esta situación y reclamando la devolución de lo pagado.

Tras interponer dicha reclamación a principios del mes pasado, VODAFONE por su propia iniciativa, sin esperar a que la Junta Arbitral decidiese sobre mi reclamación, ha procedido a devolver las cantidades que pagué, esto es, el importe de las dos facturas, y un euro adicional (no se si dicho euro extra se ha pagado para compensar las molestias causadas).

En esta historia, no tiene sentido que se haya que interponer una reclamación en consumo, cuando se había podido solventar la cuestión sin dicho trámite, sin embargo, ésta es la forma en la que actúan las compañías de telefonía móvil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.