martes, 24 de abril de 2012

Un mal ejemplo para la abogacía

Ojeando el dominical del periodico "El Mundo" hace unos meses, leí una noticia sobre un curioso abogado italiano, Giacinto Canzona, y lo primero que vine a pensar fue en cuánto daño podía hacer este hombre a la profesión de abogado.

En España, hemos tenido (y tenemos) a Rodríguez Menéndez, pero en el país transalpino cuentan con un abogado más particular aún, el Señor Canzona. Según la noticia que leí, este abogado empezó a hacerse famoso por especializarse en casos muy pintorescos o singulares.

El último de los casos llevados por el Señor Canzona que trascendió a la opinión pública fue la defensa de una pareja que habría sobrevivido al hundimiento del Costa Concordia pero que por el estrés sufrido por la mujer por el accidente habría perdido al hijo que estaban esperando. Una investigación iniciada por el programa de televisión "Striscia la notizia", vino a descubrir que esta pareja en realidad se conformaba por un par de actores contratados por el abogado Canzona.

Cazada esta mentira, se comenzaron a revisar los casos defendidos por el particular letrado, descubriéndose que todos aquellos asuntos tan peculiares no eran más que invenciones de este abogado.

Paso a relatar algunos de los asuntos que esté hombre supuestamente defendió y de los que finalmente se supo de su falsedad:

Sor Acelerón: Canzone cuenta que representa legalmente a una monja que ha sido multada con 375 euros y la retirada del carné por conducir a 180 kms cuando iba a ver al Papa. Los medios italianos dedican gran espacio al tema y bautizan a la monja como sor Aceleran".

Cuernos en la luna de miel: El ínclito Canzone se inventa que una señora ha requerido sus servicios legales para que trate de anular su matrimonio, asegurando que durante la luna de miel su marido se ha acostado con otra.

El imán piripi: Canzone sale con la historia de que, a pesar de que el islam prohíbe taxativamente el alcohol, el imán de la Mezquita de Roma ha sido pillado al volante con 0,8 de tasa de alcoholemia. El imán niega haber bebido y dice que todo culpa de un jarabe para la tos".

Ese bendito vino: Es la versión católica del imán piripi: un sacerdote de Bolonia que había bebido demasiado vino bendito al haber celebrado cuatro misas en el día da positivo en un test de alcoholemia.

Despedido por un fármaco: Un conductor de autobús de la localidad de Rovigo da positivo en un test de alcoholemia a causa de un fármaco antiasma que había tomado. Le cae un multón, le retiran el carné de conducir y le despiden del trabajo, dejando en la miseria a sus cuatro hijos. El conductor presenta un recurso a través de Canzona.

El novio cornudo: Un abogado a punto de casarse decide investigar a su futura esposa. Un detective privado le informa que la mujer le ha puesto los cuernos durante la fiesta de despedida de soltera con un boy cubano. El cornudo cancela el matrimonio y pide una indemnización a su ex novia, para lo que recurre al despacho de Canzona.

La monja en «topless»: Una novicia a punto de tomar los hábitos descubre que su ex novio ha publicado en Facebook fotos suyas, anteriores a su ingreso en el convento, en las que se la ve en topless. Trata de convencerlo de que las retire pero, como no lo logra, acude al despacho de Canzona.

Desconozco si a este letrado le quedaran muchos clientes después de este descubrimiento; una cosa si es segura, este abogado no cuenta con una de las cualidades más buscadas en un abogado, la credibilidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.