viernes, 11 de mayo de 2012

El retraso en la entrega de la vivienda


Cuando no nos encontrábamos en tiempos de crisis, ante el contrato alcanzado por una promotora para la venta a un ciudadano de una vivienda sobre plano habiendo satisfecho dicho comprador una parte del precio y no el resto puntualmente, era bastante habitual que se tomara por dicha promotora la decisión de resolver el contrato porque no tenía dificultades en encontrar un nuevo comprador a quien vender el mismo inmueble por un precio superior al inicialmente previsto para el ciudadano al que se le había resuelto su contrato. 

La tónica expuesta en el anterior párrafo hoy en día ha cambiado: las promotoras, en tales circunstancias, ya no resuelven el contrato, sino que se preocupan muy mucho de que el comprador cumpla con lo que se convino, llegando a exigirse judicialmente tal cumplimiento para el caso en que no se acceda voluntariamente a ello.

En esta situación, juega un papel fundamental el que la vivienda objeto de compraventa sea entregada en el plazo establecido.  Cuando se adquiere una vivienda destinada a domicilio o residencia familiar, ante la falta de entrega de tal inmueble en el plazo establecido, el comprador puede optar por la resolución del contrato con devolución de las cantidades entregadas a cuenta, incrementadas con el interés correspondiente (artículo 3 de la Ley 57/1968, de 27 de julio, reguladora de las percepciones de cantidades anticipadas en la construcción y venta de viviendas), aunque para poder actuar así, el comprador viene obligado a no mostrar una actitud pasiva, sino que debe manifestar desde el vencimiento de la fecha establecida para la entrega de la vivienda su decisión de resolver el contrato. 

Con carácter general, la jurisprudencia ha venido a declarar que no le cabe al comprador al que se le ha reclamado el cumplimiento del contrato de compraventa alegar que ha existido un incumplimiento previo del vendedor en el plazo de entrega de la vivienda, ya que se entiende que el comprador, con su actitud pasiva, no ha considerado esencial el plazo de entrega establecido, no siendo suficiente el retraso incurrido para resolver el contrato. El Auto del Tribunal Supremo de 13 de marzo de 2012, en un asunto en el que los compradores solicitaron la resolución del contrato ante el requerimiento de cumplimiento de la promotora, establece que, si los compradores deseaban resolver el contrato ya que "consideraban que el plazo era esencial, deberían haber instado la resolución del contrato de compraventa, una vez vencido el plazo"


Publicado el 11 de mayo de 2012 en: 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.