martes, 26 de junio de 2012

Las sombras de la futura Ley de Emprendedores


Publicaba el pasado 6 de junio el diario Murciaeconomia.com, una noticia sobre la nueva ley de emprendedores que está preparando el Gobierno; en un coloquio sobre dicha futura norma denominado "Los autónomos como motor de empleo y reactivación de la economía", organizado por el foro Ecofin, se mostraron las dos principales novedades que dicha ley iba a recoger: de una parte, tal noticia señalaba que en caso de que el negocio de un autónomo acabe en quiebra, se ha previsto que este empresario no deba responder de las deudas derivadas de su negocio con la vivienda que constituye el hogar familiar, como ocurre hasta ahora; de otra parte, sobre la tan comentada posibilidad de no tener que adelantar el IVA de las facturas emitidas pero no cobradas, se propone que tal posibilidad en una primera fase solo se aplique a las facturas de las Administraciones Públicas, no a las de los sujetos privados.

Si bien estas dos medidas que se plantean pueden resultar positivas, también pueden presentar sus inconvenientes. Sin entrar a realizar un examen demasiado extenso de la conveniencia de cada medida, bien puede realizarse un comentario sobre cada una de ellas:

I) El prever que los autónomos no tengan que responder con su propia vivienda en caso de quiebra de su empresa podría suponer una excepción al principio clásico del derecho civil que defiende que "del cumplimiento de las obligaciones responde el deudor con todos sus bienes, presentes y futuros" (artículo 1.911 del Código Civil); amén de la posible necesidad de modificación del Código Civil, la adopción de esta medida puede acabar influyendo en la actitud que muestren las entidades financieras cuando se solicite por un autónomo financiación para su negocio; es evidente que un banco no dará las mismas condiciones a un emprendedor que quiera comenzar un negocio de saber que en caso de quiebra, éste no va a responder de las deudas con el bien más importante que pueda tener, su vivienda.

II) El que la medida consistente en no tener que adelantar el IVA de las facturas emitidas pero no cobradas, solo se aplique a las facturas emitidas a las Administraciones Públicas, supone que el IVA de todas las facturas que hayan de abonar los sujetos privados tenga que ser pagado aunque no se cobren dichas facturas; tomando como referencia los datos aportados por la Federación de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) a finales del pasado año, las Administraciones presentaban una deuda con los autónomos de 15.229 millones de euros frente a los 16.700 millones del sector privado. Aplicándose tal previsión exclusivamente a las facturas que deban ser pagadas por las Administraciones Públicas, se excluye al sector económico más importante, los sujetos privados, que suma más de la mitad de las cantidades adeudadas a los autónomos.


Publicado el 24 de junio de 2012 en :


No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.