miércoles, 28 de noviembre de 2012

Convocatoria a subasta pública en el año 1853

¿Cómo se hacía en el siglo XIX para que el ciudadano que quisiera participar en una subasta pública instada por un Juzgado pudiera tener conocimiento de ello? Fácil, se recurría al periódico.  

El 7 de agosto de 1853 se publicaba en "El Faro Cartaginés" la siguiente noticia o aviso:

"D. Andrés Hore García, Doctor en Jurísprudencia, Majistrado honorario de la Audiencia de Oviedo y Juez de primera Instancia por S. M. de este Partido.

Hago, saber; Que á solicitud de D. Miguel Muñoz Delgado representado por el Procurador D. Pedro Cánovas, y en virtud de providencia que tengo dictada en 15 de Julio último en el espediente justificativo de la necesidad y utilidad de la venta que se espresará; se subasta una casa sita en esta Población y su calle de S. Francisco, marcada con el número 10 justipreciada de toda obra en cantidad de 17,400 reales vellón adquirida por herencia de D.ª María del Rosario Hontas, madre del interesado, estando señalado para el remate el día 16 del corriente a las 12 da su mañana en la audiencia del Juzgado. Lo que se anuncia  por el presente para inteligencia de los licitadores

Cartagena 3 de Agosto de 1853.—Andrés Hore.— Por mandato de S. S., José Moreno".

No debe extrañar que ya en el siglo XIX fuera el procurador quien representara a un ciudadano en los tribunales ("á solicitud de D. Miguel Muñoz Delgado representado por el Procurador D. Pedro Cánovas") dado que desde el año 654, el Liber Iudiciorum, código que reunía las leyes visigodas promulgadas por Recesvinto, posibilitaba que voluntariamente se recurriera a la figura del procurador para representar a una persona (fuente: Colegio de Procuradores de Zaragoza); de otra parte, resulta curiosa la forma en la que se llamaba a los posibles sujetos interesados en licitar en la subasta en cuestión ("Lo que se anuncia  por el presente para inteligencia de los licitadores").

He aquí la imagen del periódico publicado aquel 7 de agosto de 1853:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.