miércoles, 28 de agosto de 2013

'El Hombre que Mató a Liberty Balance', inspiración de un litigio

Publicado el 21 de agosto de 2013 en http://murciaeconomia.com/

La Sentencia del Juzgado de Lo Mercantil Nº 3 de Barcelona, de 2 de mayo de 2013, cuyo ponente es José María Fernández Seijo, estima la demanda interpuesta por un ciudadano contra Catalunya Banc S.A., declarando nulas por abusivas determinadas cláusulas incluidas en un préstamo hipotecario referidas a:


I) fijación de intereses moratorios.
II) vencimiento anticipado por un solo incumplimiento
III) falta de liquidez que permitía la determinación unilateral por parte del prestamista de la cantidad exigible.



La declaración de nulidad realizada por dicha sentencia tiene como consecuencia el que la cantidad reclamada en el proceso de ejecución no fuera líquida en los términos y cantidades que reflejaba aquella demanda. Tal y como recoge expresamente tal resolución: “En el proceso de ejecución la entidad financiera conforme a lo desarrollado en esta sentencia podría haber reclamado las cantidades debidas como principal hasta la fecha, así como los intereses moratorios; no podría haber reclamado, sin embargo, en la ejecución ni las intereses remuneratorios y el vencimiento anticipado de la totalidad de las cuotas pendientes”.


Sin embargo, lo que más nos ha llamado la atención de esta sentencia han sido las manifestaciones que realiza el juzgador a propósito de las costas del procedimiento.


Debemos partir de que el artículo 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, establece la aplicación, como norma general, del principio del vencimiento para determinar la parte que ha de ser condenada en costas, lo que conlleva que se impongan dichas costas del proceso a la parte que haya visto rechazadas todas sus pretensiones, salvo que el tribunal aprecie, y así lo razone, que el caso presentaba serias dudas de hecho o de derecho.


El magistrado Fernández Seijo, en este supuesto que se somete a su enjuiciamiento, alude a la existencia de dudas de derecho, las cuales dieron lugar a que se planteara una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, resuelta mediante Sentencia de tal órgano de 14 de marzo de 2013, resolución esta última que motivó, junto a otros factores, la promulgación de la Ley 1/2013, de 14 de mayo, de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social. Señala éste juez que pese a la emisión de tal sentencia de 14 de marzo de 2013, aún no ha podido ”resolver todas las dudas que genera un supuesto como el presente”.


De esta sentencia de 2 de mayo de 2013, llama la atención las interrogantes que plantea el abogado de la parte demandante (y que recoge el juez en su sentencia), y la forma en que éste último responde a las mismas a través de su resolución:


- Extracto de la sentencia sobre las alegaciones del citado abogado:


La representación de la parte demandada en su alegato final, tras la sentencia del TJUE, realizaba unas consideraciones que creo que es interesante reproducir de modo literal: "La cuestión es ¿el juzgador se siente libre para dictar una sentencia desestimatoria en la misma medida que para dictar una sentencia estimatoria de la demanda? Esta parte no es quien para contestarlo, de hecho sólo el juzgador en su intimidad podrá gozar de esta libertad. Lo que no es cuestionable, y seguramente todos los intervinientes en este proceso estamos de acuerdo, es que este caso para la opinión pública es representativo de muchas cosas que no tienen nada que ver con este caso concreto.


Por ello, viene a cuento la pregunta de ¿Qué debe resolver el magistrado en su sentencia? ¿El caso del Sr.  José Manuel  y la nulidad de la cláusula de liquidez, o la bondad del sistema hipotecario español? Sinceramente esta parte ve muy difícil que el magistrado pueda vencer la inercia mediática del caso y desestimar la demanda que es lo que tocaría en derecho, a juicio de esta parte; pero ya conocemos la máxima de que la realidad no puede estropear un buen titular".


- Extracto de la sentencia sobre la contestación del juez:


La cita recogida final -que la realidad no puede estropear un buen titular- se atribuye a William Randolph Hearts (1863-1951), un magnate de la prensa y de la industria audiovisual norteamericana que inspiró al personaje central de la Película Ciudadano Kane, dirigida por Orson Welles y considerada una de las mejores películas de la historia. Esa cita y otras similares aparecen en películas capitales de la historia del cine como Ace in the Hole de Willy Wilder, o en El Hombre que Mató a Liberty Valance, de John Ford. Estas referencias ponen de manifiesto las circunstancias en las que ha debido desenvolverse el procedimiento y la trascendencia, incluso simbólica, que haya podido tener la sentencia del TJUE de 14 de marzo de 2013 , así como otras vinculadas, citadas en estos autos.


Toda ésta es la argumentación realizada por el citado juez  para entender que en este supuesto concurren dudas de derecho suficientes para, en aplicación del artículo 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, no imponer las costas del procedimiento a la parte que ha visto rechazadas todas sus pretensiones, esto es, Catalunya Banc S.A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.