martes, 6 de agosto de 2013

Las vacaciones del abogado



Las ansiadas vacaciones han llegado y es hora de desconectar mínimamente y poder recargar fuerzas para retomar en septiembre el trabajo con energía.
 
Sin embargo, el desconectar totalmente del trabajo para un abogado, resulta difícil hoy en día:
 
De una parte, si te dedicas a asuntos laborales o penales, es muy posible que tengas que realizar algún trabajo en el presente mes de agosto; en cualquier caso, existen asuntos urgentes que requerirán una atención inmediata y que no podrán posponerse hasta septiembre.
 
De otra, con los medios tecnológicos que existen hoy en día (teléfono móvil, correo electrónico, etc.), es muy fácil que cliente y abogado se relacionen en agosto a pesar del cierre físico del despacho, ya que en todo momento se podrá contactar con el abogado.
 
En el fondo, el riesgo de la pérdida del cliente por no ser atendido de forma inmediata es una idea que puede rondar por la cabeza del abogado, si bien debe tenerse en cuenta, que unas mínimas vacaciones son necesarias, ya que una profesión como la del abogado, a la que se ha puntuado su nivel de estrés con 5,7 puntos sobre 10, bien necesita un pequeño descanso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.