jueves, 15 de agosto de 2013

¡Ojo a la bandera roja!

Se escuchan en verano noticias de que muchos bañistas han incumplido la obligación de respetar la bandera roja y se han bañado en el mar a pesar del riesgo que entraña el mal estado de las aguas que dicha bandera roja advierte.

Sin embargo, existe cierta confusión sobre si, cuando la bandera roja ondea, se encuentra prohibido el baño, o si esta bandera simplemente advierte del peligro existente, no negándose el baño.
 
 
Acudimos para analizar esta situación al ejemplo que se dio con una persona que se bañó en una playa del municipio de Gandía existiendo bandera roja. A dicho bañista se le inició un expediente sancionador con multa ascendente a 751 euros por la comisión de la sanción regulada en el artículo 69 b) de la Ordenanza reguladora de la actividad en las playas del término municipal, aprobada por el Ayuntamiento de Gandía la cual cataloga como una infracción grave “Bañarse cuando esté izada la bandera roja”.

Dada la imposibilidad de notificar personalmente el inicio del expediente sancionador a tal bañista, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 59.5 y 61 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, se procedió a publicar a través del Boletín Oficial de la Provincia de Valencia de fecha 17/11/2012, tal inicio del expediente sancionador:



Desconociendo cuál habrá sido el desenlace final del citado expediente sancionador, puede concluirse que en el municipio de Gandia:

  1. La bandera roja conlleva la prohibición del baño en sus playas.
  2. El incumplimiento de dicha prohibición de baño puede acarrear una sanción de hasta 1.500,00 euros.
Si bien, tal y como hemos indicado, dichas afirmaciones se circunscriben al término de Gandía, lo regulado en otros lugares no difiere apenas de lo previsto en el citado municipio valenciano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.