viernes, 22 de noviembre de 2013

La RSC en las sentencias de jueces y magistrados (Episodio I). Como un juez define la responsabilidad social corporativa

El pasado martes tuve la oportunidad de participar en “La Noche de la RSC”, acto promovido por la Cátedra de Responsabilidad Social Corporativa de la Universidad de Murcia, en la que se presentó el libro “Iniciativas en Responsabilidad Social Corporativa de la Región de Murcia”, la Asociación DIRSE (Asociación de Directivos de Responsabilidad Social de España), a cargo su presidente Juan José Almagro, y tuvo lugar una mesa redonda sobre RSC. 

Durante las intervenciones que se dieron lugar, se hablaba de las diferentes iniciativas en RSC que habían llevado a cabo diversas empresas, y me planteé de qué forma podía yo contribuir en esta materia. Después de darle vueltas al asunto, me parece haber encontrado una buena manera de difundir la Responsabilidad Social Corporativa: existen algunas sentencias en que jueces y magistrados abordan esta temática; por ello, desde el punto de vista del jurista que soy, iré exponiendo diferentes resoluciones judiciales que directa o indirectamente tratan sobre la Responsabilidad Social Corporativa. 

Como inicio, os expongo la forma en que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en su sentencia de 22 de mayo de 2009, describió la RSC: 

Los códigos éticos o deontológicos en las empresas adquieren cada vez mayor importancia en lo que se ha venido a denominar responsabilidad social corporativa, por cuanto la imagen de las empresas ante los consumidores es una referencia esencial de mercado que afecta a su productividad y ventas. El consumidor se puede sentir identificado con un determinado producto en función de su adhesión a los valores éticos defendidos por esa empresa.

La responsabilidad social corporativa (RSC), también llamada responsabilidad social empresarial (RSE), es así una contribución activa y voluntaria al mejoramiento social y económico por parte de las empresas, generalmente con el objetivo de mejorar su situación competitiva y valorativa y su valor añadido. Se trata de conciliar eficacia empresarial con principios sociales de democracia, respeto a los derechos humanos, autoayuda, apoyo a la comunidad y justicia distributiva. Se pretende buscar la excelencia en el seno de la empresa, atendiendo con especial atención a las personas y sus condiciones de trabajo, así como a la calidad de sus procesos productivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.