sábado, 13 de diciembre de 2014

Dos años de tasas judiciales (viñeta incluida)

El pasado 21 de noviembre de 2014 se cumplieron dos años de la publicación en el Boletín Oficial del Estado de la Ley 10/2012, de 20 de noviembre, por la que se regulan determinadas tasas en el ámbito de la Administración de Justicia y del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses. En marzo de 2012 el entonces Ministro de Justicia, el Señor Gallardón, señalaba que el fin de esta medida era disminuir la litigiosidad y evitar "abusos de acceso a órganos judiciales"

Hoy, dos años después, podemos ver que dicha medida ha reducido la litigiosidad en los tribunales exclusivamente en asuntos de escasa cuantía, no han disminuido los grandes pleitos.

Mostramos hoy una viñeta que publicó hace algún tiempo el Diario La Verdad sobre tal medida:


Una vez que se ha visto cómo han afectado las tasas judiciales, parece poder concluirse que, tal y como se preveía, ciudadanos y autónomos-pymes han sido los más perjudicados por tal medida dado que su maltrecha economía les impide poder afrontar tal gasto, lo que indirectamente ha beneficiado a las grandes compañías y Administraciones quienes se favorecen al no ser demandadas ante la imposibilidad de los primeros de hacer frente al pago de las tasas.

Basta mencionar un ejemplo muy reciente para observar lo injustas que resultan estas tasas: un joven de A Coruña ha hecho pública su denuncia ante una multa de tráfico impuesta por haber cometido una infracción en Cataluña, cuando éste alega i) no haber conducido desde hace años cuando se sacó el carnet y ii) no estar en dicho lugar cuando se cometió la supuesta infracción; en este caso, el abuso que suponen las tasas judiciales queda patente simplemente al comparar la cuantía que se tiene que pagar para recurrir judicialmente tal multa y el importe al que asciende la sanción: para poder acudir a los tribunales se tendría que sufragar una tasa judicial de 100 € cuando la multa asciende a 200 €.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.