viernes, 29 de mayo de 2015

Claves para recurrir una multa

Cuando a un ciudadano le notifican una multa o sanción impuesta por una Administración  existen unas cuestiones que se deben tener en cuenta que, por regla general, pueden aplicarse con independencia de la razón por la que se haya impuesta la multa o sanción (por haber incumplido las normas de tráfico, haber realizado una obra sin licencia, etc.):

1. Es fundamental controlar los plazos: cuando se recibe una notificación debe apuntarse en la misma la fecha de recepción para poder computar los plazos que se concedan para realizar alegaciones, proponer prueba, etc.

2. Aunque no se reciba la resolución personalmente, el afectado puede ser notificado por otros medios. Así, por ejemplo, lo prevé el artículo 59.5 de la Ley 30/1992, de 26 denoviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común (1).

3. Consecuencias del pronto pago: En determinadas materias, existe una reducción en la posible sanción a pagar si se reconoce voluntariamente la responsabilidad y se realiza el pago voluntario de la sanción en dicho momento, si bien dicha actuación supone la terminación del procedimiento administrativo y la renuncia a formular alegaciones (en cualquier caso quedaría abierta la posibilidad de recurrir ante los tribunales). EReal DecretoLegislativo 339/1990, de 2 de marzo, por el que se aprueba el texto articuladode la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, en su artículo 80 sobre procedimiento sancionador abreviado, procede a recoger dicha situación (2).

4. Debe prestarse atención a las alegaciones que se realicen en cualquier escrito que se presente dado que pueden vincular en fases posteriores del procedimiento. La doctrina de los actos propios establece la imposibilidad realizar un comportamiento o declaración y adoptar posteriormente una actuación contradictoria tal y como refiere lSentencia del Tribunal Supremo de 19 de diciembre de 2014 (3). 

5. El procedimiento administrativo está dividido en fases;  en cada una de ellas se ofrece la posibilidad al afectado de desarrollar una determinada actuación: realizar alegaciones, proponer pruebas en su defensa, etc. Resulta muy importante que proponer la realización de prueba en el momento adecuado dado que de no solicitarse cuando es preceptivo será muy difícil conseguirlo más adelante. Así, por ejemplo, Real Decreto 1398/1993, de 4 deagosto, por el que se aprueba el Reglamento del procedimiento para el ejercicio de la Potestad Sancionadora, determina en su artículo 16 que la prueba deberá proponerse en el plazo de quince días siguiente a la recepción de la resolución que inicia el procedimiento sancionador. 

(1) Este artículo señala que Cuando los interesados en un procedimiento sean desconocidos, se ignore el lugar de la notificación o el medio a que se refiere el punto 1 de este artículo, o bien intentada la notificación, no se hubiese podido practicar, la notificación se hará por medio de un anuncio publicado en el "Boletín Oficial del Estado".

(2) Esta precepto establece que una vez realizado el pago voluntario de la multa, ya sea en el acto de entrega de la denuncia o dentro del plazo de veinte días naturales contados desde el día siguiente al de su notificación, se tendrá por concluido el procedimiento sancionador con las siguientes consecuencias: a) La reducción del 50 por ciento del importe de la sanción de multa. b) La renuncia a formular alegaciones. En el caso de que fuesen formuladas se tendrán por no presentadas. c) La terminación del procedimiento, sin necesidad de dictar resolución expresa, el día en que se realice el pago. d) El agotamiento de la vía administrativa siendo recurrible únicamente ante el orden jurisdiccional contencioso-administrativo.

(3) Esta sentencia recuerda los razonamientos realizados por el Tribunal Constitucional en la STC de 21 de abril de 1988, nº 73/1988 donde  se afirma que la llamada doctrina de los actos propios o regla que decreta la inadmisibilidad de venire contra factum propium surgida originariamente en el ámbito del Derecho privado, significa la vinculación del autor de una declaración de voluntad generalmente de carácter tácito al sentido objetivo de la misma y la imposibilidad de adoptar después un comportamiento contradictorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.