miércoles, 9 de diciembre de 2015

¿Una Administración que facilita indebidamente el histórico clínico de un ciudadano?

El supuesto que se presenta es el relativo a una persona empleada por una Administración Regional que en el desempeño de su trabajo es agredida, situación que motivó que ésta planteara una reclamación de responsabilidad ante tal Administración. El ataque que sufrió la agredida le provocó un cuadro nervioso y/o ansiedad que le privó de poder trabajar durante unas semanas, afectándole posteriormente en gran medida en el desarrollo de su vida cotidiana.

La cuestión que deseo destacar sobre este asunto es la forma de actuar de esta Administración a la hora de tramitar la reclamación: siendo las secuelas que sufrió la afectada de carácter psíquico-psicológico, la Administración Regional que la empleaba, procedió a requerir al servicio de salud de la misma administración su historial clínico completo, no ciñéndose exclusivamente a solicitar los datos psiquiátricos y/o psíquicos que pudieran ser relevantes a los efectos de la reclamación efectuada, petición a la que accedió el servicio de salud en cuestión facilitando el histórico clínico completo.

El Real Decreto 429/1993, de 26 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento de los procedimientos de las Administraciones públicas en materia de responsabilidad patrimonial, establece en su artículo 10 que "el órgano competente para la instrucción del procedimiento podrá solicitar cuantos informes estime necesarios para resolver", señalando asimismo en su artículo 9 que “en el plazo de 30 días se practicaran cuantas pruebas hubieran sido declaradas pertinentes. El órgano instructor solo podrá rechazar las pruebas propuestas por los interesados cuando sean manifiestamente improcedentes o innecesarias, mediante resolución motivada”.

Dado el supuesto expuesto cabe plantearse si resultaba en este caso necesario facilitar el histórico clínico completo de la afectada. En mi opinión, no; interpreto que se procedió a revelar datos sensibles sobre ésta indebidamente sin su consentimiento, irregularidad que se hace más patente si se considera que tal averiguación se llevó a cabo sin proporcionalidad alguna, sin restringirse los criterios de búsqueda: si la sintomatología que presentaba la afectada aludía claramente a daños psiquiátricos y/o psíquicos, no tiene sentido alguno que se facilitara información sobre conjuntivitis, catarro, enfermedades de los dientes, encías y estructuras de soporte… tal y como se realizó de acuerdo con la imagen que se adjunta.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.