martes, 1 de marzo de 2016

Servidumbre de agua: obligado a permitir el paso de las aguas vecinas.


La Sentencia de la Audiencia Provincial de Murcia de 16 de septiembre de 2015 resuelve el siguiente supuesto: por un agricultor se formuló demanda contra su vecino reclamando que judicialmente se reconociera la existencia de una servidumbre natural de aguas sobre las tierras de este último de manera que se declarara que el demandante tenía derecho a que las aguas de su finca descendieran por las tierras del demandado (se requería expresamente que el vecino eliminara el caballón que existía entre las dos propiedades que evitaba que las aguas discurrieran tal y como la servidumbre ordenaba); asimismo solicitaba el demandante que el demandado le indemnizara por la pérdida de 117 olivos motivada por la inundación producida por la existencia de dicho caballón.



El artículo 552 del Código Civil establece la obligación de que el dueño del predio inferior consienta la recepción de las aguas que naturalmente, y sin obra del hombre, desciendan de los predios superiores, sin que pueda hacer obras que impidan esta servidumbre. Habiendo considerado probado la Audiencia Provincial que el demandado realizó un caballón que impedía que las aguas discurrieran tal y como establece la servidumbre, la sentencia condenó a este último a la formación de un cauce o depresión que permitiera la evacuación natural de las aguas pluviales de la finca del demandante evitando así el embalsamiento de su parcela.

En cuanto a la solicitud de indemnización de daños, el agricultor perjudicado requirió que le fueran resarcidos los perjuicios que sufrió con base en el artículo 1902 del Código Civil (El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado). Esta indemnización se dirigió contra su vecino y contra la empresa del mismo (dado que el caballón se había formado por la acumulación de tierras procedentes de la explotación de áridos realizada por dicha empresa).  Partiendo de que Si el perjuicio se ha causado por tal motivo (la construcción del citado caballón), es evidente que la pérdida del arbolado (olivos) debe ser resarcido por los demandados, la Audiencia Provincial de Murcia condenó tanto a la persona demandada como a su empresa a indemnizar al demandante en la cantidad de 20.877 euros (suma del rendimiento neto perdido de 6 años y de la reposición de los olivos).

Publicado en el número 992 de febrero de 2016 de la Revista Agricultura de Editorial Agrícola (http://www.editorialagricola.com), en su página 107.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.