sábado, 23 de abril de 2016

El interés del menor: algo a veces olvidado en los procesos de familia

Hay muchos abogados que declinan llevar asuntos de familia. Divorcios, separación, disputas con hijos de por medio… son situaciones en que se mezcla lo emocional y lo legal, siendo lo más probable que el procedimiento que se va a vivir no sea muy amistoso… en los casos en los que hay menores de por medio, la cosa se complica, dado que, amén de la pareja, los niños también son protagonistas de estos procesos.
 
Debe partirse de que en un procedimiento en el que se trata la adopción de una medida que afecta a un menor resulta de aplicación el principio de “favor filii. Tal y como establece la Sentencia A.P. Valencia 453/2005, de 11 de julio las medidas relativas al cuidado de los hijos en estas situaciones de crisis matrimonial han de estar inspiradas por el principio, elevado a rango constitucional (art. 39 CE), del "favor filii", procurando, ante todo, el beneficio o interés de los mismos, en orden a la satisfacción de sus derechos legalmente sancionados, por encima de los legítimos intereses de sus progenitores. Este principio, de protección integral de los hijos, constituye un criterio teleológico de interpretación normativa expresamente reconocido en los arts. 92, párrafo segundo, 96 y 103, entre otros, del Código Civil, que debe presidir la aplicación de la ley en esta materia.

Una sentencia a la que he tenido acceso (sobre un procedimiento de divorcio en el que también se discutía la custodia del hijo común de 9 años) resume muy bien la máxima que debe regir estos procedimientos: el beneficio de menor. En esta resolución, el juez ha venido a recalcar el deber que tienen los padres de procurar mantener una correcta relación, no por su propio interés, sino por el de los hijos en común que puedan tener. Tal y como señala la referida sentencia Es necesario recordar a los padres que deben evitar en todo lo posible que sus problemas puedan afectar al menor, intentando alcanzar una relación de estabilidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.