miércoles, 14 de diciembre de 2016

La Administración Electrónica: en ocasiones, una ficción

Se publicita en muchas ocasiones la inversión que se está realizando en la Administración Eléctrica en el afán por lograr que el ciudadano pueda relacionarse con la Administración Pública de manera electrónica, eliminando registros físicos, limitando los expedientes en papel, etc.

Así, el artículo 14 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas reconoce que "Las personas físicas podrán elegir en todo momento si se comunican con las Administraciones Públicas para el ejercicio de sus derechos y obligaciones a través de medios electrónicos o no, salvo que estén obligadas a relacionarse a través de medios electrónicos con las Administraciones Públicas".

Sin embargo, en muchas ocasiones, la eficacia de la Administración Electrónica queda totalmente limitada por ciertas actitudes llevadas a cabo en determinados órganos administrativos. Así, por ejemplo, puedo relatar la experiencia vivida en la que se me impidió escanear con una aplicación del teléfono móvil un expediente administrativo indicándoseme que tal actuación estaba prohibida; entiendo inadecuado que me obligaran en tal caso a fotocopiar el expediente cuando podía haberlo escaneado: habría ahorrado tiempo al funcionario correspondiente que se vio obligado a realizar la copia del expediente y no habría consumido papel alguno.

Aquí se puede ver anuncio que advertía de la imposibilidad de escanear/fotografiar los expedientes del órgano administrativo en cuestión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se asumen las consecuencias que puedan derivarse de la utilización de la información que se ofrece en este blog. Es responsabilidad exclusiva del lector el uso que realice de dicha información la cual nunca debe sustituir a la opinión de un profesional que atienda personal e individualizadamente al interesado.

Este blog no es un consultorio legal (ha sido creado para divulgar cuestiones relacionadas con el Derecho) no pudiendo proceder a dar contestación a consultas personales.